Erizo de mar “Paracentrotus lividus”

Foto cedida por Miguel Reina Rodríguez. Lugar: El Chaparral (Mijas, Costa de Málaga).

 

Bajo las aguas poco profundas de la costa:
es ahí donde anclo mi armadura.
No segrego ni nácar,
ni perlas: la belleza no me importa,
enlutado guerrero
que, con sus negras lanzas,
se oculta en una grieta de la roca.
Viajar es arriesgado pero a veces me muevo
las espinas haciendo de muletas
y, por torpe, las olas me revuelcan.
En el mar peligroso siempre busco esa roca
de donde no haya de moverme nunca.
Es, mi propia coraza, mi prisión:
una prueba de cómo, si no hay riesgo,
la vida es un fracaso.
Afuera está la luz y canta el mar.
Dentro de mí la sombra: la seguridad
(9).

Leer más

Pulpo común (Octopus vulgaris)

Playa de Las negras-playazo (Cabo de Gata, Almería)
Foto cecida por Francisco Fornieles Álvarez. Lugar: Playa de Las negras (Cabo de Gata, Almería)

La etimología de la palabra “Pulpo” es una combinación del latín y el griego. “Polypus” proviene del latín que, a su vez, procede de dos términos griegos, “Polloi” (significa muchos) y “Podes” (es lo mismo que pies) (1).

Leer más

El cerdo (sus scrofa domesticus) II parte

Foto cedida por José Luis Serrano Montes. Lugar: Valle de los Pedroches (Cardeña)

Respecto a las razas porcinas españolas, una de las más conocidas es el cerdo Ibérico. Los primeros cerdos viajaron a España con los fenicios, y una vez aquí se mezclaron con ejemplares autóctonos, dando lugar a las razas Ibéricas, algunas de ellas desaparecidas. Estas se clasifican en dos grupos (4, 12):

Leer más

El cerdo (sus scrofa domesticus) I parte

Alicante (Marina Alta)

El Sus scrofa domesticus recibe muchos nombres, cerdo, marrano, cochino, gorrino, puerco, gochu, porc, porco, txerri… etc., denominaciones para un animal cuyo comportamiento está ligado a las costumbres que el humano le quiera dar, es decir, si se le trata entre suciedad, vivirá entorno a ésta, pero si ocurre lo contrario, se desarrollará en un ambiente limpio. Es por ello que el calificativo que se le ha dado proviene de sus hábitos como especie animal, la de rebozarse en barro o lodo y comerse sus propios excrementos o despojos humanos. Sin embargo, el embadurnarse es una actividad de su higiene que contribuye a eliminar parásitos y demás agentes infecciosos alojados sobre la piel; además, es uno de los animales más limpios de la granja (1, 2, 3).

Leer más